Tipos de tecnologías y sistemas antihurto

Los dispositivos antihurto comprenden un tipo de tecnología pensada para proteger nuestro negocio. Se calcula que las pérdidas producidas por robos pueden ser millonarias, por lo que vale la pena invertir en este tipo de dispositivos para minimizarlas en su mayor parte.

Dependiendo del tipo de negocio que tengamos, existen diferentes tipos de tecnologías en dispositivos antihurto y se dividen en 3: radiofrecuencia, acustomagnético y electromagnético.

Si estás pensando en decantarte por alguno de estos aparatos, te detallamos el funcionamiento de cada una de estas tecnologías y sus principales características.

etiquetas antihurto

Sistemas antihurto por radiofrecuencia (FF)

Este tipo de dispositivos los podemos ver habitualmente en el ámbito del textil y alimentación, con un coste relativamente asequible que pueden asumir estos establecimientos. Se calcula que su fiabilidad se mueve entre el 85 y el 90%.

Su funcionamiento es sencillo de comprender: son sistemas que se basan en antenas, donde existe una antena que emite y otra que recibe. Entre las dos se crea un flujo de campo electroestático con una frecuencia de 8,2 Mhz. La alarma se disparará si hay una etiqueta que no ha sido desactivada y atraviesa dicho campo (la distancia entre las antenas no debería de superior a los 1.80 metros).

Una de las principales ventajas de este tipo de dispositivos antihurto es que resultan fáciles de rotar.

Sistemas antihurto por tecnología acustomagnética

Una tecnología antihurto mucho más avanzada que la anterior. Las etiquetas que se basan en ella suelen ubicarse debajo del código de barras de cada artículo, siendo capaz de resonar a una frecuencia de 68 Khz. Funciona mediante un avanzado sistema de impulsos que permite una mayor personalización dependiendo de cada tipo de producto en cuestión.

Además de ocupar muy poco espacio (lo que nos permite colocarlas de una forma que sea casi indetectable) también funciona con un sistema de dos antenas emisoras y receptoras, con la diferencia de que pueden cubrir un ancho de más de 1.80m.

Si la etiqueta no ha sido desactivada, en el momento en el que atraviese el campo magnético saltará la alarma.

Tiene una fiabilidad comprendida entre el 90 y el 95%.

arcos-antihurto

Sistemas antihurto por tecnología electromagnético

En este tipo de dispositivos antihurto, la etiqueta realmente es un pelito compuesto por un material metálico que es el resultado de la unión de hasta 63 metales. Su principal característica es que tiene capacidad de resonar a una frecuencia muy reducida.

Cómo tiene un tamaño tan fino es muy complicado de verla a simple vista; además, se puede pegar en cualquier parte del producto para que resulte todavía más difícil de localizar.

Comprende un tipo de seguridad mucho más personalizada, con un coste algo más elevado. Y es que cada una de estas varillas o etiquetas se pueden activar o desactivar según el caso. Por ello, se utilizan más bien en bibliotecas que funcionan según un sistema de préstamos, o en otros establecimientos relacionados.

Si se busca una seguridad más elevada, existen otras tecnologías cómo los sistemas antihurto RFID o los campos de detección.